MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA EN LA CIUDAD, PRINCIPAL TAREA DEL INSTITUTO DE PLANEACIÓN

 

  •  Las comisiones unidas de Administración Pública Local y de Planeación del Desarrollo, celebraron la tercera sesión de entrevistas.

 

La persona titular del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva de la Ciudad de México tendrá la responsabilidad de mejorar la calidad de vida de los habitantes de la capital de país, manifestaron profesores universitarios y expertos en urbanismo.

Será una especie de “garbanzo de a libra”, con experiencia en el servicio público, en planeación urbana, abierto a recibir opiniones, con capacidad en el manejo de conflictos, incluyente, negociador, con visión de largo plazo, expresó el académico e integrante del Sistema Nacional de Investigadores Adalberto Noyola Robles.

En la tercera serie de entrevistas con aspirantes a ocupar uno de los cinco espacios en el Comité de Selección que presentará al Congreso capitalino la terna de candidatos a la dirección del Instituto, la doctora en urbanismo Blanca Rebeca Ramírez Velázquez subrayó que el trabajo de ese organismo debe realizarse con equidad en las tareas de planeación.

Ante los integrantes de las comisiones unidas de Administración Pública Local y de Planeación del Desarrollo el maestro en arquitectura, con diplomado en mejoramiento de barrios y gestión de espacios públicos, Roberto Ulises Pimentel Bermúdez propuso que la política de planeación “debe estar integrada en función del género, para poder trabajar desde la escala de la vivienda y barrio hasta la llegar a la escala metropolitana”.

Hizo su planeamiento con base en que la población de la ciudad está mayoritariamente integrada por mujeres y un importante número ellas son jefas de  familia.

Una de las tareas del Instituto será cómo consolidar el arraigo e identidad; fortalecer el espacio público y la vivienda, señaló, mientras que Noyola Robles aseguró que el reto enorme es diseñar un desarrollo armónico, tanto en lo social como en lo económico.

A las diferentes preguntas que plantearon los legisladores sobre la probidad e independencia en el actuar de la persona titular del mencionado órgano, dijo que la norma que lo regulará le otorga autonomía y con la información disponible de los candidatos se podrán detectar eventuales riesgos y conflictos de intereses.

Ese garbanzo de a libra debe ser un experto en la materia, incluyente, abierto, negociador, con capacidad de escuchar al otro, honesto, probo, sin conflicto de interés que lo desvíe de su trabajo, abundó.

Para el lunes 29 están programadas las entrevistas con Luis Armando Díaz Infante Chapa y José Salvador de la Torre García.

*****

Compartir esta información