ANTEPONER EL BIEN COMÚN Y MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE LOS HABITANTES, COMPROMISOS DEL DIRECTOR DEL INSTITUTO DE PLANEACIÓN

 

  • De antecedente intachable, con autoridad moral y liderazgo, atributos del responsable de ese órgano.

 

Una persona con autoridad moral, de ética reconocida, de principios, honesto, comprometida con la ciudad y no con el dinero, con visión de futuro, promotora de los derechos humanos de la población y que no sea corrupta, son algunas de las características que debe reunir el titular del Instituto de Planeación Democrática y Prospectiva de la Ciudad de México.

Con liderazgo, dotes de estadista y disposición de apertura y para escuchar, de antecedente intachable, el responsable del organismo tendrá como objetivo fundamental el mejorar la calidad de vida de la ciudadanía, convertir en competitiva a la ciudad y anteponer el bien común en sus decisiones.

En esos términos se expresaron Luis Armando Díaz Infante Chapa y historiador José Salvador de la Torre García, sobre los requisitos que debe acreditar la persona titular del Instituto.

Ambos aspirantes a ocupar un espacio en el Comité de Selección de la terna de candidatos a dirigir el Instituto de Planeación, sostuvieron por separado entrevistas con legisladores de las comisiones unidas de Administración Pública Local y de Planeación del Desarrollo del Congreso.

Díaz Infante Chapa aseguró que no están divorciados los intereses público y privado y que la planeación a largo plazo debe generar certeza y transparencia y a esos  principios se deben alinear los intereses de la sociedad en su conjunto.

A su vez, De la Torre García propuso que al Instituto se incorpore un observatorio ciudadano independiente, que vigile la correcta actuación del nuevo organismo y para garantizar el beneficio colectivo. Se debe repensar el modelo de ciudad que queremos y esa responsabilidad recae en todos los sectores, consideró.

Integrante del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas de la Ciudad de México y presidente del de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción delegación CDMX, Díaz Infante afirmó que la planeación de largo plazo es indispensable, para lograr los objetivos de la ciudad, convertirla en una entidad atractiva y lograr el bienestar social y la equidad económica.

La planeación es responsabilidad de todos los habitantes de la capital y no recae en una sola persona, afirmó al coincidir con los legisladores en que el actuar del director del Instituto estará sujeto al escrutinio y vigilancia de una Junta de Gobierno, un Directorio Técnico y un Consejo Ciudadano.

En tanto, el historiador y autor de proyectos sociales, Salvador de la Torre  hizo énfasis en la importancia de  planear la ciudad con visión metropolitana, porque la urbe está rodeada por más de 50 municipios de los estados de México e Hidalgo, principalmente.

Sugirió la elaboración de un diagnóstico de toda la ciudad, a partir de las inequidades y crecimiento desordenado que la caracterizan. Puso de ejemplo los grandes desarrollos de primer mundo, como Santa Fe, con todos los servicios y equipamientos y, en contrate, las grandes zonas de marginación, donde habita población en situación de pobreza, como las sierras de Santa Catarina y Guadalupe y las laderas de Álvaro Obregón.

En su intervención, la presidenta de la Comisión de Administración Púbica Local, Guadalupe Chavira, aseguró que la planeación de la Ciudad de México tiene como objetivo el bienestar de sus habitantes y aclaró que el proceso de selección del titular del Instituto de Planeación es púbico y se realiza con toda transparencia.

Como lo marca el procedimiento parlamentario, corresponderá a los miembros de las comisiones unidas de Administración Pública y de Planeación la elaboración del dictamen correspondiente con los nombres de las cinco personas propuestas a conformar el Comité de Selección, puntualizó.

*****

Compartir esta información