PIDE CONGRESO CDMX PONER FIN A INSEGURIDAD Y ACOSO HACIA LAS MUJERES CICLISTAS

  • La Comisión Permanente aprobó hoy una propuesta de la diputada Xóchitl Bravo Espinosa para salvaguardar la integridad física de éstas.

 

  • La SEMOVI, SSC y SEMUJERES, así como la FGJCDMX, deberán intensificar sus acciones para poner fin a esta problemática.

El Congreso de la Ciudad de México aprobó este miércoles una propuesta de la diputada Xóchitl Bravo Espinosa para que el Gobierno capitalino y la Fiscalía General de Justicia local intensifiquen sus acciones para poner fin al acoso callejero, la violencia e inseguridad que sufren a diario las mujeres que usan bicicleta como medio de transporte en esta metrópoli, situación que incluso las ha obligado a cambiar sus rutas.

En la sesión virtual de la Comisión Permanente, la legisladora presentó un Punto de Acuerdo –que fue aprobado de urgente y obvia resolución– para exhortar a las secretarías de Movilidad (SEMOVI), de Seguridad Ciudadana (SSC) y de las Mujeres, así como a la FGJCDMX, a que continúen realizando acciones enfocadas a salvaguardar la integridad física y seguridad de las mujeres ciclistas.

“Se ha encontrado que el miedo a la violencia es una de las causas que modifica los patrones de viaje, especialmente en el caso de las mujeres, lo que restringe su movilidad, así como el tiempo y la ruta elegida. Esto resulta violatorio al derecho a la movilidad, al espacio público, la seguridad ciudadana y la prevención de la violencia y el delito, todos consagrados en la Constitución Política local”, señala en su propuesta.

La también Vicecoordinadora de la Asociación Parlamentaria Mujeres Demócratas (APMD) hizo un llamado a la FGJCDMX y a la SEMOVI para que, en consulta con los colectivos ciclistas, integren al Plan de Protección al Ciclista los protocolos necesarios para prevenir y erradicar la violencia contra las mujeres que circulan con bicicleta por las avenidas y calles de la capital del país.

Asimismo, para que la SEMOVI y la Secretaría de Mujeres lleven a cabo una campaña de concientización en favor de la seguridad de las mujeres ciclistas, mientras que a la SSC tocará continuar con la capacitación de las y los policías para que orienten y brinden atención con perspectiva de género, en el marco de dicho Plan de Protección.

Bravo Espinosa detalló que de los 15.62 millones de personas que transitan cotidianamente en esta urbe, el 2.2 por ciento emplea la bicicleta, lo que representa cerca de 340 mil ciclistas. En ese contexto, destacó que el número de mujeres que utilizan bicicleta en la Ciudad de México ha crecido exponencialmente.

“Según un informe presentado en 2016 por la Secretaría de Medio Ambiente capitalina, había 3 mil 900 mujeres ciclistas en 2008. La cifra continuó casi sin modificación hasta 2012, cuando se alcanzaron las 4 mil. Para el 2013 se superó las 5 mil, mientras que en 2014 llegó a 6 mil y para el año siguiente dio un gran salto a 14 mil. A finales de 2016 se ubicó 33 mil y hoy llega casi a las 100 mil mujeres ciclistas”.

En su Punto de Acuerdo, resaltó que el derecho a la movilidad está consagrado en el Artículo 4 de la Constitución de México, el cual se establece que éste debe ser en condiciones de seguridad vial, accesibilidad, eficiencia, sostenibilidad, calidad, inclusión e igualdad.

“Con base en los estudios, el miedo a la violencia es una de las causas que modifica los patrones de viaje en bicicleta y otros medios, especialmente en el caso de las mujeres, lo que restringe su movilidad, así como el tiempo y la ruta elegida. Ello resulta violatorio al derecho a la movilidad, al espacio público y a la seguridad ciudadana”, puntualizó.

La también integrante de la Comisión de Movilidad destacó que diversos colectivos de ciclistas le expresaron su inquietud sobre la problemática que padecen las mujeres que recurren a la bicicleta como medio de transporte. “Siguen demandando acciones para poner fin al acoso callejero y las condiciones de inseguridad a los que están sujetas las mujeres ciclistas que viven y transitan por la Ciudad de México”.

Al respecto, subrayó que las manifestaciones de estas violencias van desde el acoso verbal hasta la agresión física y sexual, como son los tocamientos, por lo que las autoridades capitalinas deben intensificar sus políticas públicas y esfuerzos para erradicar esas prácticas.

****