PIDE PAULA SOTO SE GARANTICEN ESPACIOS PARA PERSONAS CON DISCAPACIDAD Y SE INFORME DEL ESTADO DE LAS CÁMARAS DE VIDEOVIGILANCIA EN EL METRO

  • Las cámaras existentes datan desde hace 10 años, cuya obsolescencia es del 64 por ciento

 

  • Soto Maldonado pide tomar en cuenta el diagnóstico realizado por el Programa Universitario de Derechos Humanos, con el fin adoptar las medidas recomendadas para facilitar los accesos y traslados de las personas con discapacidad

Esta semana, la Diputada Paula Soto Maldonado solicitó al Sistema de Transporte Colectivo Metro, remitir un informe sobre la situación que guardan las cámaras de videovigilancia de la red y realizar diversas acciones con el fin de que se garantice el libre tránsito y utilización del servicio a las personas usuarias con discapacidad.

“El mantenimiento y la operación del servicio (del Metro) demanda no solo capacidad técnica, sino diversas medidas que aseguren que el desplazamiento de las personas se dé en condiciones de igualdad y seguridad, como lo establece la Ley de Movilidad local”, destacó.

La Diputada de Morena resaltó que las cámaras existentes datan desde hace 10 años, cuya obsolescencia es del 64%; a su vez,  existen tres mil 361 cámaras, de las cuales, solo dos mil 157 no funcionan, lo que deja desprotegidas a las personas usuarias ante cualquier tipo de ilícito.

Abundó que no todas las líneas dentro de la Red tienen el mismo número de cámaras; tampoco están distribuidas con base en el número de delitos cometidos dentro de las instalaciones, como ejemplo, citó las líneas 3 y 7, donde más se denunciaron secuestros, las cuales no cuentan con el mismo número de cámaras de videovigilancia, en comparación con la línea 12.

En otra intervención en Tribuna, Soto Maldonado exhortó a las autoridades del Metro a que realicen diversas acciones a fin de lograr la accesibilidad universal en sus instalaciones y vagones, que garantice el libre tránsito y utilización del servicio a las personas usuarias con discapacidad.

“La accesibilidad representa una puerta de entrada que permite ejercer otro conjunto de derechos y vivir una vida autónoma; representa la posibilidad para que las personas con discapacidad o movilidad reducida, puedan gozar de las adecuadas condiciones de seguridad para el desarrollo de las actividades de la vida diaria”, enfatizó.

 

Puntualizó que al ser el Metro el transporte colectivo más extenso de la Ciudad de México, se hacen necesarios los proyectos y las modificaciones en su estructura y funcionamiento, a fin de crear accesos y lugares específicos, donde las personas con discapacidad puedan ingresar y desplazarse a lo largo de las estaciones, andenes y vagones.

Pidió tomar en cuenta el diagnóstico realizado por el Programa Universitario de Derechos Humanos, “Dificultades que enfrentan las personas con movilidad reducida que utilizan el Sistema de Transporte Colectivo Metro de la Ciudad de México”, con el fin adoptar las medidas recomendadas para facilitar los accesos y traslados de las personas con discapacidad dentro de toda la Red del Metro.

 

 

*****

Compartir esta información