SOLICITA CONGRESO CDMX A AUTORIDADES FEDERALES REFORZAR LOS SISTEMAS DE VIGILANCIA E INSPECCIÓN EN LA IMPORTACIÓN DE ALIMENTOS

 

  • Para evitar el ingreso de productos contaminados con bacterias, virus, hongos, parásitos y otros microorganismos.

 

El pleno del Congreso de la Ciudad de México solicitó al gobierno federal aplicar controles sanitarios más severos para evitar la importación de alimentos contaminados que lesionen la economía nacional, pero sobre todo la salud de los habitantes de la capital del país.

La petición del Legislativo local se sustentó en que los alimentos insalubres que contienen bacterias, virus, parásitos o sustancias químicas nocivas causan más de 200 enfermedades, que van desde la diarrea hasta el cáncer.

Se estima que cada año enferman en el mundo unos 600 millones de personas por ingerir alimentos contaminados y que 420 mil más mueren por esa misma causa.  Adicionalmente, son millonarias las pérdidas económicas y los gastos médicos por la ingesta de alimentos insalubres en los países de bajos y medianos ingresos.

El diputado Rigoberto Salgado Vázquez, a nombre de la diputada Guadalupe Chavira de la Rosa,  presentó un punto de acuerdo mediante el cual se exhorta a la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y al Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria a tomar acciones inmediatas que permitan mantener controles más severos para evitar la entrada de productos contaminados que impacten a la economía y a la salud de los habitantes de la Ciudad de México.

El legislador de Morena expuso que el creciente desarrollo comercial de México que, a partir de su ingreso a la Organización Mundial de Comercio y con la firma de tratados comerciales con otros países, ha incrementado los riesgos de introducción de plagas y enfermedades en el territorio nacional, por lo que surge la necesidad de habilitar la infraestructura y adoptar estrategias correctivas que incidan en todas las fases del proceso de producción.

Tanto a nivel internacional como nacional, la movilización de productos agropecuarios representa un constante riesgo sanitario.  A nivel mundial, por  ejemplo, los niños menores de 5 años soportan un 40 por ciento de la carga atribuible a las enfermedades de transmisión alimentaria, que provocan cada año 125 mil defunciones en este grupo de edad, mencionó.

Asimismo, las infecciones diarreicas, que son las más comúnmente asociadas al consumo de alimentos contaminados por bacterias, virus, hongos y parásitos enferman cada año a unos 550 millones de personas.

La inocuidad de los alimentos, la nutrición y la seguridad alimentaria están  relacionadas. Los alimentos insalubres generan un círculo vicioso de enfermedad y malnutrición, que afecta especialmente a los lactantes, los niños pequeños, los ancianos y los enfermos, añadió.

También subrayó que las enfermedades transmitidas por el consumo de  alimentos obstaculizan el desarrollo económico y social, y perjudican a las economías nacionales, al turismo y al comercio.

Rigoberto Salgado recordó que el pasado 4 de septiembre la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios alertó sobre la investigación de un brote por Salmonella Enreritidis asociada al consumo de duraznos.

Por esa razón es necesario que las citadas autoridades refuercen los sistemas de inspección, a fin de disminuir el riesgo de que ingresen enfermedades y plagas animales que provienen de otros países, urgió.

 

*****