INICIATIVA PARA CREAR ESPACIOS PARA LA LECTURA EN EL CONGRESO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

 

  • La Diputada Esperanza Villalobos propuso adicionar una Fracción VI al Artículo 6 y modificar el Artículo 11, ambos de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro de la Ciudad de México.

 

La Diputada Esperanza Villalobos Pérez presentó una iniciativa para que el Congreso de la Ciudad de México en coordinación con la Dirección General de Fomento a la Lectura, genere espacios de promoción y difusión institucional del hábito de la lectura, principalmente de aquellos textos que son impresos y editados en nuestro país.

En la Sesión Permanente del Poder Legislativo, la congresista presentó este documento, ya que “a través de la lectura adquirimos conocimientos de manera sistemática, elaboramos conceptos, creamos, accedemos a información, investigamos, nos recreamos, ampliamos nuestro lenguaje y con ello nuestras posibilidades de comunicarnos”.

Por ello, propuso adicionar la Fracción VI al Artículo 6, y modificar el Artículo 11, ambos de la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro de la Ciudad de México.

En la Iniciativa, menciona que en el Artículo 8, apartado A, número 3 de la Constitución Política de la Ciudad de México, se establece que “las autoridades de la Ciudad promoverán la lectura y la escritura como prácticas formativas, informativas y lúdicas. Se fortalecerá la red de bibliotecas públicas y bancos de datos que aseguren el acceso universal, gratuito y equitativo a los libros en sus diversos formatos. Además, fomentarán la cultura escrita y apoyarán la edición de publicaciones por cualquier medio”.

Además, a lo anterior Villalobos Pérez indicó que de acuerdo con el Módulo de Lectura (MOLEC) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México sólo se leen 1.8 libros al año por necesidad, de cada 100 lectores encuestados en México, 57 prefiere leer libros, mientras 38 lo hacen con revistas.

“La democracia requiere ciudadanos con capacidad para reflexionar, articular, comprender, interpretar y comunicar ideas. De ahí la urgencia de formar lectores y fortalecer la cadena del libro para ponerlo al alcance de toda la población. Para su desarrollo político y económico y el fortalecimiento de una democracia participativa e informada, México necesita ciudadanos que puedan desarrollar plenamente las capacidades comunicativas”, subrayó.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Derechos Culturales.

*****