EL CONGRESO CDMX HA SIDO UN LUGAR PARA RECONSTRUIR LA MEMORIA HISTÓRICA DE LOS MOVIMIENTOS ESTUDIANTILES

 

  • El diputado Jesús Martín del Campo dijo que los hechos de 1968 y 1971 han sido un eslabón importantísimo en la lucha permanente por las libertades democráticas.

 

En el marco del 53 aniversario del Movimiento del 68, el diputado del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, José de Jesús Martín del Campo Castañeda, recordó su época de estudiante, “yo fui preso político, yo fui torturado, yo perdí a un hermano en el 71 y he contribuido para que en un Parlamento como éste, esté fijado con letras de oro el recuerdo de la masacre y el recuerdo de los Mártires del Movimiento del 68 y en la legislatura anterior, con el apoyo de todos los legisladores, también inscribimos la leyenda Mártires del 10 de junio de 1971, o sea, que este lugar ha sido un lugar para la memoria, un lugar para reconstruir nuestra memoria histórica”.

Durante la Sesión Solemne en el Congreso capitalino para recordar los trágicos sucesos de 1968, el legislador comentó que “el trienio 1968- 971 no es el principio, ni el fin de la historia, pero sí un eslabón importantísimo en la lucha permanente por las libertades democráticas, es también el momento de irrupción del estudiantado como portador del malestar y la insatisfacción con el mundo industrial de la posguerra y de las esperanzas libertarias y antiautoritarias expresadas de manera multitudinaria de miles de cientos de jóvenes”.

Al dar el posicionamiento de la bancada mayoritaría del Poder Legislativo local, el diputado Martín del Campo Castañeda recordó los años de rebelión estudiantil, recorriendo escuelas y plazas públicas, el acoso cotidiano de los jóvenes por las fuerzas del orden y años también de la cárcel.

“En poco menos de 3 años el Gobierno mexicano cometió 2 masacres terribles contra el estudiantado, una el 2 de octubre que hoy recordamos y la otra el 10 de junio del 71, epílogo funesto con el que comenzaba el surgimiento de una conciencia generacional por el cambio de fondo en nuestra sociedad”.

“Hace 53 años, también lo digo con gusto, con orgullo comenzó a escribirse el epitafio del viejo régimen autoritario y criminal, a eso contribuyó el movimiento del 68 a un costo muy elevado. El 2 de octubre se generó esta capacidad de respuesta del estudiantado a un Gobierno de caradura, si tenía un rostro horrible algún gobernante, debo decir que era el de Gustavo Díaz Ordaz, el rostro del autoritarismo, un rostro de un hombre ciego de poder un rostro que no tenía límites en su determinación de segar vidas si eso le aseguraba la tranquilidad de sus ayudantes todos serviles.

Recordó que “en poco más de 2 meses se vivió una transformación acelerada de nuestra conciencia y ya no fuimos los mismos y aunque la edad y los años pesan sobre nosotros, no somos los mismos seguimos teniendo el mismo espíritu del 68 quienes sobrevivimos a ello y aquí estamos presentes y actuaremos por el ahondamiento de la democracia y contra todo tipo de autoritarismo”.

En ese mismos sentido el diputado presidente de la Mesa Directiva del Congreso de la Ciudad de México, Héctor Díaz Polanco comentó que los acontecimientos vividos hace 53 años, tienen que recordarse para que no se repitan. “En el recinto de Donceles y Allende, el autor intelectual de dicha atrosidad, quiso justificar la matanza de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas, aseveró.

“Fue uno de los peores momentos de este recinto. Un acto infame para el pueblo de México. Con esta sesión solemne hemos querido conmemorar estos hechos del `68 para que no se olviden y se repitan jamás en nuestro país”, finalizó.

 

 

 

*****