HABRÁ TRANSPORTE PÚBLICO SUSTENTABLE EN LA CIUDAD

  • Por unanimidad, el Pleno del Congreso capitalino avaló una serie de modificaciones a la Ley de Movilidad local

 

  • Habrá apoyos a transportistas, promoción de la cultura vial, e impulso al sistema de clablebús

 

Por unanimidad el Congreso de la Ciudad de México avaló modificar diversas disposiciones de la Ley de Movilidad de la Ciudad de México y con ello se iniciará una transición gradual a formas de movilidad colectiva, no motorizadas y motorizadas no contaminantes.

 

El diputado Miguel Ángel Macedo Escartín, en su calidad de presidente de la Comisión de Movilidad Sustentable, fundamentó el dictamen aprobado con 42 votos a favor.

 

“Se deben realizar todas las acciones necesarias para la transición gradual hacia unidades con tecnologías no contaminantes o de bajas emisiones en los servicios públicos y privados de transporte de pasajeros y de carga, que además de ser eficientes y eficaces garanticen la seguridad de los usuarios, los derechos de los permisionarios y concesionarios”, expresó en tribuna el legislador.

 

En pro del medio ambiente y de la movilidad sustentable, las Secretarías de Movilidad y de Finanzas, cada una en el ámbito de sus competencias, deberán promover de manera coordinada un programa de financiamiento para los operadores de transporte público que adquieran tecnología sustentable o accesorios que favorezcan la reducción de emisiones contaminantes de sus unidades.

 

Asimismo, las Secretarías de Movilidad y de Educación, también conforme a sus facultades, impulsarán una cultura vial, con el objetivo de preservar la vida y la integridad física de peatones, ciclistas, motociclistas y automovilistas; para ello, se diseñará una campaña de comunicación que se difundirá en el Sistema Público de Radiodifusión de la Ciudad, así como en páginas electrónicas de las dependencias capitalinas.

 

En el decreto, que se remitió a la Jefatura de Gobierno para su publicación en la Gaceta Oficial, también se destaca el impulso del cablebús. Para ello se obliga a la dependencia encargada en la materia a planear, gestionar, realizar y ejecutar obras y estudios técnicos necesarios para el diseño, implementación y operación de dicho sistema de transporte público.

 

*****