ARMONIZAR LA REDACCIÓN DE ARTÍCULOS CON LA IGUALDAD DE GÉNERO

  • La diputada Isabela Rosales Herrera presentó una iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se Reforman los Artículos 1655, 1679 y 2994 Fracción III del Código Civil para el Distrito Federal

 

Con el propósito de blindar la igualdad de género en la redacción de artículos constitucionales, la diputada Isabela Rosales Herrera presentó una iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se Reforman los Artículos 1655, 1679 y 2994 Fracción III del Código Civil para el Distrito Federal.

“La igualdad de Género es una lucha que implica la transformación del ámbito social, cultural, político, económico y por supuesto legislativo. Resulta inaceptable tener legislación que no reconozca como un hecho la igualdad de género, pues una de las acciones para cambiar las condiciones de desigualdad es precisamente verla como una realidad que no necesita aclaración”, comentó.

La también presidenta de la Mesa Directiva del Congreso de la Ciudad de México, mencionó que la redacción de los artículos 1655, 1679 y 2994 fracción III del Código Civil para el Distrito Federal en el contexto actual ya no tiene razón de ser, explicó, según el principio constitucional y derecho humano de igualdad y no discriminación.

Rosales Herrera precisó que los artículos dicen que:

Artículo 1655. La mujer casada no necesita la autorización del marido para aceptar o repudiar la herencia que le corresponda. La herencia común serpa aceptada o repudiada por los dos cónyuges…

Artículo 1679. No podrán ser albacea el que no tenga libre disposición de sus bienes, la mujer casada, mayor de edad, podrá serlo sin la autorización de su esposo.

Artículo 2994. Pagados los acreedores mencionados en los dos capítulos anteriores y con el valor de todos los bienes que queden, se pagarán.

Por lo anterior, preciso que en lugar de hablar de la mujer casada, se debe de ilustrar que ninguna persona casada necesita autorización de su cónyuge para aceptar o repudiar la herencia que le corresponda.

Asimismo, en conocimiento de que ninguna mujer se encuentra bajo la patria protestad de su cónyuge, se deben de adecuar las disposiciones, determinando que Ninguna persona necesita de la autorización de su cónyuge para aceptar o repudiar una herencia.

La iniciativa fue turnada a las Comisiones Unidad de Administración y procuración de Justicia y de la de Igualdad de Género.

 

*****