BUSCAN GARANTIZAR PRODUCTOS DE HIGIENE MENSTRUAL GRATUITOS

 

  • La diputada Paula Soto presentó una iniciativa para reformar la ley de salud local, para que la menstruación sea considerada un tema de salud pública.

 

  • En México, las mujeres gastan alrededor de 34 mil pesos a lo largo de toda su vida en productos de higiene menstrual.

 

  • “No tener garantizado el acceso a los productos de higiene menstrual es, por parte del Estado, un acto de total invisibilidad y nula perspectiva de género”, Paula Soto.

 

 

Con el objetivo de asegurar la distribución gratuita, sencilla e informada de productos de higiene menstrual, la Diputada Paula Soto Maldonado, presentó una iniciativa para reformar la Ley de Salud del Distrito Federal, para que la menstruación sea considerada un tema de salud pública y deje de ser un obstáculo hacia la igualdad de género.

La también Presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, dijo que derivado de la precaria educación sexual, que aún estigmatiza temas relacionados con la menarca y la menstruación, han generado que esta circunstancia natural resulte ser ya, no solo un problema cultural, sino que también, un problema económico, resultado de una discriminación social, pues en México, dijo, los artículos de mujer son 17% más caros y sus ingresos son hasta 34% menos que el de los hombres.

Durante su intervención, señaló que la menstruación es un proceso fisiológico y para muchas mujeres sigue siendo imposible tener condiciones dignas para sobrellevarlo y no padecerlo; asimismo, continuó, el llamado impuesto rosa y la brecha salarial, son dos lastres más que las mujeres deben enfrentar por razón del género.

Detalló que en México, el rango de precio de las toallas femeninas va de los 24 a los 80 pesos, las cuales deben ser reemplazadas cada 4 horas y si se utilizan en promedio entre 20 y 30 toallas o tampones al mes, equivale a un promedio de 15 mil toallas o tampones a lo largo de la vida de las mujeres, lo que representará un gasto mayor a los 34 mil pesos.

Dicha cifra, según el Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, es una cantidad a la que muchas mujeres no podrán acceder en toda su vida, dadas las condiciones de pobreza y marginación en las que se desarrollan.

“La menstruación debe ser considerada como un tema de salud pública. No tener garantizado el acceso a los productos de higiene menstrual es, por parte del Estado, un acto de total invisibilidad y nula perspectiva de género, pues dado que es una vivencia exclusiva de las mujeres, los hombres, quienes en su mayoría siguen tomando las decisiones,  jamás le darán la importancia que amerita”, puntualizó.

La presente iniciativa es producto del trabajo de varias integrantes del Parlamento de Mujeres de la Ciudad de México, quienes trabajaron en este ejercicio ciudadano, para que a través de una reforma a la ley de salud local, la condición menstrual deje de ser un obstáculo hacia la igualdad de género y hacia el ejercicio pleno de los derechos humanos de las mujeres.

 

 

*****