PERSONAS QUE OPEREN RASTROS CLANDESTINOS PODRIÁN PASAR HASTA CUATRO AÑOS EN PRISIÓN

  • El diputado Alfredo Pérez Paredes presentó una iniciativa para adicionar un Título Vigésimo Octavo al Código Penal del Distrito Federal

 

  • Afirmó que los rastros y establecimientos de venta de carne de res que no cumplen con los requisitos sanitarios son un peligro de salud pública

 

Las personas que operen rastros clandestinos se les impondrán de uno a cuatro años de prisión y una multa de cuatrocientos a mil veces el valor diario de la Unidad de Medida y Actualización (UMA), que actualmente es de 84.49 pesos diarios.  

 

Así lo propuso el diputado Alfredo Pérez Paredes quien presentó una iniciativa  para adicionar un Título Vigésimo Octavo; se adicionan los capítulos I y II y se adicionan los artículos 366, 367 y 368 todos del Código Penal del Distrito Federal.

 

Evitar la matanza clandestina en casas y domicilios particulares. Y tipificar como delito el sacrificio ilegal de animales para consumo humano, la operación de Rastros o establecimientos clandestinos y la venta de la carne y sus productos que no cuenten con las condiciones higiénicas y sanitarias para su ingesta, requeridos por las Normas Oficiales Mexicanas y por las leyes correspondientes”, mencionó.

 

Pérez Paredes afirmó que los rastros y establecimientos de venta de carne de res que no cumplen con los requisitos sanitarios se han convertido en un peligro de salud pública, pues contaminan agua y medio ambiente a los ojos de todos por la incapacidad de control y vigilancia pero, además, porque la sanción administrativa no ha servido como un medio coercible para inhibir la proliferación de estos lugares.

 

Indicó que en alcaldías como Venustiano Carranza y Azcapotzalco se han detectado este tipo de lugares, mismo que violan la Ley de Residuos, y en Iztacalco, en la zona de San Juan, la higiene es un problema constante que pone en riesgo la salud de quien la consume.

 

Aunado a lo anterior los encargados de sacrificar a los animales, tiran en el drenaje o en plena calle los desechos de sangre, grasa y otros residuos animales.

 

La reforma presentada tiene por objeto de salvaguardar la salud de los capitalinos de conformidad con lo establecido en el Artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

 

La iniciativa fue turnada a la Comisiones Unidad de Administración y Procuración de Justicia y la de Preservación del Medio Ambiente, Cambio Climático, Protección Ecológica y Animal.

 

*****