VA MARISELA ZÚÑIGA POR IGUALDAD Y ACCESIBILIDAD PARA PERSONAS DE TALLA BAJA EN LA CAPITAL

  • A través de una iniciativa que modifica la Ley para la Integración al Desarrollo de las Personas con Discapacidad de la Ciudad de México, la legisladora pretende acercar a este sector de la población a una verdadera inclusión.

 

  • Se plantea la instalación de un “escaló universal” en edificios que prestan servicios.

 

Actualmente en la Ciudad de México es importante realizar las modificaciones necesarias para que las personas de talla baja puedan tener un verdadero acceso a espacios públicos y de desarrollo personal, por lo que es necesario que en los edificios que prestan servicios se cuente con un escalón universal, que ayude a alcanzar algún mostrador o ventanilla para solicitar alguna información o trámite.

Así lo manifestó la diputada Marisela Zúñiga Cerón a través de la iniciativa que adiciona un párrafo a la fracción IV, al artículo 9, la fracción III, al artículo 29 bis y se reforma el último párrafo del mismo, todos de la Ley para la Integración al Desarrollo de las Personas con Discapacidad de la Ciudad de México.

Dicho documento presentado en Sesión Permanente del Congreso de la Ciudad de México,  refiere que es imperante que la ciudad se adapte a este sector de la población, a fin de dar accesibilidad y diseño de espacios que sean asequibles y que se traduzca en la realización de acceder a un trabajo digno, recibir educación, realizar actividades de manera normal, entre otros.

Al respecto la integrante del Grupo Parlamentario de Morena indicó que hoy en día se tiene una infraestructura de acuerdo a la talla promedio de las personas, marcando así una barrera que frena a aquellas que por su fisionomía se ven impedidos al acceso de transporte, educación, salud, cajeros electrónicos, teléfonos públicos, cerraduras de puertas, mostradores, andenes, escalones, baños públicos, ventanillas en bancos, entre otros.

“Se debe erradicar cualquier forma de discriminación derribando la exclusión social, escolar, cultural, laboral y principalmente que no tienen acceso a la infraestructura adecuada al realizar sus actividades cotidianas”, reiteró.

Indicó que como ocurre con otras discapacidades, en las cuales se instalan rampas para las personas que utilizan silla de ruedaso se colocan letreros con el Sistema de Escritura Braille, se deben eliminar las barreras físicas para las actividades cotidianas que las personas con talla baja no pueden realizar.

Aseguró que al implementar estas medidas se amplían las garantías de asegurar la accesibilidad en todo espacio público y el disfrute de todos los derechos humanos en igualdad de condiciones, así como su participación plena y efectiva en la sociedad sin discriminación.

“La Ciudad de México se proyecta como una capital social incluyente, comprometida a cumplir con la igualdad y vida digna para todas y todos sus habitantes y consolida las bases para el reconocimiento y respeto de las personas con discapacidad”,dijo.

Por último, indicó que se calcula que en México hay entre 10 mil y 15 mil personas de talla baja, quienes difícilmente pueden acceder a un empleo digno que les otorgue condiciones óptimas sin tener que denigrar su condición.

“Hay quienes consideran que esta circunstancia no es una discapacidad, ya que pueden escuchar, hablar, ver y pensar igual; desconocen todas las dificultades a las que se tienen que enfrentar por su condición física que los limita en gran manera a desarrollar sus actividades del día a día”, concluyó.

 

 

*****