DIGNIFICAR A LAS Y LOS ENTRENADORES DEPORTIVOS: RUBIO ALDARÁN

 

  • Se reforma el artículo 16 de la Ley de Educación Física y Deporte del Distrito Federal para el digno reconocimiento de las y los entrenadores.

 

La certidumbre laboral de las y los entrenadores deportivos que integran el Sistema de Educación Física y Deporte es fundamental y debe ser garantizada, puesto que muchas personas entrenadoras carecen de seguridad social y cobertura médica.

Las historias sobre precariedad, inestabilidad laboral y abusos no solamente hacen notar que el sistema actual de la comisión es deficiente, sino que ha existido una desvalorización de la figura de los entrenadores, pieza clave en el nivel de eficacia de la política deportiva.

Tal ha sido la situación, que en agosto de 2020 se aprobó en Sonora la iniciativa de reforma que propone la protección de entrenadores integrantes de la Comisión del Deporte de Sonora y que tuvo como antecedentes la publicación de un video elaborado por Rebeca Valenzuela, premio nacional del deporte y multimedallista internacional, para exigir que se dignifique laboralmente al entrenador deportivo sonorense.

La intención del video fue el explicar las condiciones laborales de Claudio Zupo, judoka y entrenador de la Codeson, quien hizo saber de su inconformidad para con la institución luego de que fuera despedido injustificadamente poco después de desarrollar síntomas de Covid-19, enfermedad de la cual moriría días más tarde.

Todo ello requiere que la Comisión del Deporte oriente y coordine la política estatal en materia de cultura física y deporte, y ello implica asegurar el bienestar de sus entrenadores.

Por su parte, Eleazar Rubio mencionó que la pandemia por el COVID-19 ha afectado a un conjunto de instituciones en México, debido a la necesidad de redirigir recursos a aquellas que han visto sujetas a un aumento de la demanda de sus servicios.

El principal actor que compone el Sistema de Cultura Física y Deporte, quienes son las y los entrenadores, no cuentan con herramientas necesarias y viven en una situación de precariedad, con la falta de acceso al sistema de salud público o a una pensión, pues en su mayoría, están adscritos bajo el régimen de honorarios y no han podido ejercer ni acceder a sus derechos laborales, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley Federal del Trabajo.

“Es por ello que es necesario dignificar a las y los entrenadores deportivos como uno de los principales actores en la ejecución de políticas deportivas en la Ciudad de México y promover el reconocimiento de la relación laboral entre los entrenadores, en el Instituto de Cultura Física y Deporte, la Comisión de Cultura Física y Deporte, así como de los Comités Deportivos”, mencionó Rubio Aldarán.

*****