COMBATIR LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES EN LA CIUDAD DE MÉXICO

 

  • “El combate de la violencia contra las mujeres debe ser un pilar fundamental, pues se ha agudizado con la llegada del COVID-19”, mencionó Rubio Aldarán.

 

La violencia contra las mujeres es una violación de derechos humanos, y un problema de salud pública que afecta a todos los niveles de la sociedad en todas las partes del mundo. Desde niñas hasta mujeres mayores, una de cada tres mujeres es golpeada, forzada a tener relaciones sexuales, o abusada de otra manera en su vida. Estudios de la OMS muestran que la violencia por parte de una pareja íntima es la forma más común de violencia contra mujeres en el mundo.

La preocupación que expresa Rubio Aldarán radica en que las mujeres en México diariamente enfrentan la violencia de género y a decir del diputado, se ha agudizado y profundizado esta violencia con la llegada del COVID-19. Debido a la persistencia del ordenamiento patriarcal en la estructura y la cultura, las mujeres resisten, generalmente solas, los eventos de violencia en la casa, el trabajo, la escuela y la comunidad.

Por lo cual se reforma el artículo 8 de la Ley de Acceso a las Mujeres a una Vida Libre de Violencia del Distrito Federal, a efecto de que se deben establecer los mecanismos adecuados para que la ciudad realice una correcta emisión de alerta de violencia contra las mujeres, apoyándose de las instituciones encargadas de investigar las denuncias y querellas que las mujeres presentan en los casos de ser víctimas de algún delito.

Por otro lado, Rubio Aldarán propone reformar la Ley de Protección a la Salud de los No Fumadores en el Distrito federal a efecto de reducir el humo de tabaco en los establecimientos públicos.

De acuerdo con cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad, el consumo de tabaco es la principal causa de mortalidad evitable en todo el mundo, ningún otro producto es tan peligroso ni mata a tantas personas. Cada año mueren 4 millones de personas  por enfermedades relacionadas al consumo del tabaco.

El consumo de tabaco y nicotina afecta directamente los mecanismos de defensa celular y humoral del sistema respiratorio de sus consumidores y usuarios, los cuales tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades respiratorias infecciosas (bacterianas y virales) agudas incluyendo el SARS-COV 2.

Por ello, la iniciativa busca proteger a las personas no fumadoras que se encuentren en áreas cerradas o espacios mercantiles y que los propietarios, poseedores o responsables de los locales cerrados y establecimientos mercantiles de alimentos y bebidas señalen de manera inequívoca la negativa del servicio a quien ignore las medidas de no fumar al interior, con el propósito de proteger a los capitalinos y garantizar desde el ámbito legislativo el acceso a la salud y tomar las medidas correctas para mitigar los efectos de la covid-19.

 

*****

Compartir esta información