RECONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS DE LOS DEPORTISTAS

 

  • Se presentó la reforma a la fracción i y se adicionan las fracciones III, IV, V, VI, VI, VIII y IX del artículo 300 de la Ley Federal del Trabajo y se adiciona el artículo 206 bis, al código penal para el Distrito Federal.

 

Todos los deportistas profesionales son trabajadores, lo cual se encuentra previsto en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en Convenios de la Organización Internacional del Trabajo y en la Ley Federal del Trabajo, normas que establecen sus derechos laborales como el de la jornada laboral máxima, a recibir un salario mínimo por lo menos, los días de descanso, vacaciones, a ser parte de un sindicato, a la contratación colectiva y a la huelga. Pero es el caso que desde hace muchos años, los futbolistas profesionales han quedado al margen de la propia Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos, y por ende desprotegidos a pesar que se encuentra regulado su trabajo en Leyes, así como en reglamentos; siendo tratados de forma distinta a otros trabajadores, lo que vulnera en todo momento sus derechos humanos. “Por lo que es momento que los futbolistas tengan normas que los protejan de sus patrones y dejen de ser tratados como objetos o mercancía”, mencionó Rubio Aldarán.
Recientemente se dio a conocer la creación de la Asociación Mexicana de Futbolistas, donde se dieron la cara por el gremio Héctor Moreno, Javier Hernández, Andrés Guardado, Álvaro Ortiz, Christian Gimenes, Oribe Peralta, Guillermo Ochoa y Jesús Corona, pero eso no es suficiente, se requiere además de la unión entre futbolistas activos y retirados, que se legisle para conseguir la protección de los derechos humanos de los futbolistas, a fin de regular el actuar de los patrones de los dueños del balón, en la relación laboral no solo con futbolistas, sino con todo profesional del deporte, garantizando con ello lo establecido en el artículo 1 de nuestra Carta Magna que establece que en los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.
Además que todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley y prohíbe toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.
Por lo que Rubio Aldarán mencionó que Resulta necesario requerir a los organismos deportivos nacionales que revisen y establezcan los mecanismos necesarios para que todas y cada una de sus federaciones afiliadas, adecuen sus reglamentos a esta iniciativa, para que por ningún motivo las sanciones que imponen a sus integrantes, se contrapongan a los derechos establecidos en nuestra constitución, así como también reformar la Ley Federal del Trabajo y el Código Penal, a fin de garantizar sus derechos establecidos y sancionar a quienes lo violenten.
Por lo que se propone, que se establezca como obligaciones especiales de los patrones organizar y mantener un servicio médico que practique reconocimientos periódicos a favor del profesional del deporte y de su esposa o concubina y los hijos reconocidos menores de edad.
Además de que se les otorgue un Seguro para el Retiro del profesional del deporte; a que los dueños de los equipos no decidan a cual debe cambiarse el profesional del deporte; a no rescindir arbitrariamente el contrato de trabajo del profesional del deporte; a no vender al profesional del deporte a otra empresa sin su consentimiento; a pagar puntualmente el salario del profesional del deporte; Permitir formar parte de un sindicato al profesional del deporte.
Y que se equipare al delito de discriminación, la conducta consistente en la que los patrones o encargados de contratos laborales, atenten contra la dignidad humana, negando o menoscabando los derechos humanos y laborales de sus empleados incluyendo los establecidos en el régimen de trabajadores especiales contemplado en la ley federal del trabajo.

 

*****