PROPUESTA PARA IMPLANTAR PROGRAMAS DE CULTURA FÍSICA Y DEPORTE PARA PERSONAS MAYORES DE LA CAPITAL

 

  • Así lo propone la integrante del Grupo Parlamentario de Morena a través de la iniciativa que reforma la Ley de Educación Física y Deporte del Distrito Federal.

 

  • Actualmente no se regulan las actividades físicas y deportes para este sector de la población, dijo.

 

 

La diputada Marisela Zúñiga Cerón, integrante del Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, presentó la iniciativa que reforma la fracción VIII del artículo 23 de la Ley de Educación Física y Deporte del Distrito Federal, con la finalidad de tener programas tendientes a promover, apoyar y fomentar el deporte realizado por y para las personas mayores.

 

En dicho documento la legisladora indicó que esta acción surge porque actualmente no se regulan las actividades físicas y deportes o en su caso no hay programas con los cuales ellos puedan tener una formación y salud sana enfocados a este sector de la población.

 

“El cuidado, la recreación y actividades para las personas mayores se han visto disminuidos, toda vez que se cree que por tener una edad avanzada ya no tienen movilidad y no pueden realizar ejercicios para su salud física o se ven detenidos porque no hay programas para su acceso”, explica

 

Aunado a lo anterior, aseguró que uno de los grandes retos constituye la consolidación de esfuerzos de todas y todos, para evitar que éste grupo etario siga sufriendo exclusión, aislamiento y discriminación al interior de la sociedad.

 

“Resulta necesario, como una primera acción, ampliar las bases constitucionales de reconocimiento y protección de derechos fundamentales a este sector de la población, mismos que no se encuentran enunciados en forma expresa o literal en ya citado artículo, siendo indispensable una reforma que permita la generación de garantías suficientes por parte del Estado” puntualiza.

 

Por último, la representante del Distrito Local XXVII de Iztapalapa señaló que es de vital importancia se permita el fortalecimiento de la autonomía personal de la persona mayor, mejorar su nutrición, desarrollar un envejecimiento activo y brindar apoyos de diferente índole como los de carácter psicosocial o aquellos tendentes a revertir el deterioro cognitivo propios de la edad.

 

*****