POR FALTAS LOS DUEÑOS DE CONSTRUCCIONES DEBEN SER LOS SANCIONADOS Y NO SUS TRABAJADORES

  • El diputado Carlos Castillo presentó una iniciativa para reformar el Artículo 286 del Código Penal de la Ciudad de México

 

  • En tribuna explicó que se debe, proteger a los trabajadores de la construcción de los abusos a los que son sometidos por parte de sus empleadores

 

Proteger a los trabajadores de la construcción ante los abusos a los que son sometidos y garantizar que en sus empleadores recaiga la sanción por incumplir la ley y seguir trabajos de la edificación cuando tiene sellos de suspensión o por no contar con los permisos respectivos, es lo que busca el diputado Carlos Castillo Pérez en el Congreso de la Ciudad de México.

Al presentar su iniciativa para reformar el Artículo 286 del Código Penal de la Ciudad de México propone sanciones de dos a siete años de prisión para los titulares de las obras, ya que los albañiles son el eslabón más débil de los desarrollos inmobiliarios mientras que las empresas cuentan con ventajas económicas para requerir servicios de este sector de la población que padecen de jornadas largas y pocas o nulas garantías laborales, sin contrato y sin seguridad social, entre otros.

“Hemos conocido de obras en curso en las que las personas trabajadoras de la construcción han sido detenidas por acatar las órdenes de sus empleadores, y continuar construyendo aún a pesar de sellos de clausura o mandatos de suspensión de actividades; es preocupante que no tengan protección legal y se expongan a perder su trabajo y su libertad, por el simple hecho de no acatar la instrucción de su superior quienes les piden realizar actos ilícitos”, arremetió.

 

Castillo Pérez, quien es también presidente de la Comisión de Transparencia y Combate a la Corrupción, precisó que el desarrollo inmobiliario en la ciudad debe ser una herramienta para fortalecer a las comunidades y no para perjudicarlas así como la planeación urbana permite diseñar y proyectar las zonas habitacionales, industriales, comerciales dentro de las Alcaldías, con una visión global e integradora, considerando aspectos fundamentales como el abasto de agua, movilidad, obras de mitigación y la aceptación de las y los vecinos respecto a los proyectos de construcción.

 

Por último, indicó que las obras de construcción emplean a un número importante de personas trabajadoras que a diario entregan su fuerza de trabajo con los riesgos que eso implica, en cuanto a su integridad física y personal.

 

De acuerdo con el último censo económico del Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), son 704 mil 640 trabajadores dedicados a la construcción. Asimismo, del total de personas que trabajan en esta actividad económica, 90 por ciento son hombres y 10 por ciento mujeres.

 

ARTÍCULO 286. Se le impondrán de dos a siete años de prisión y de cien a quinientos días multa al titular, propietario o responsable de una construcción de obra, anuncio o establecimiento mercantil, que quebrante los sellos de clausura o suspensión puestos por orden de la autoridad competente, que explote comercialmente, realice o promueva actos de comercio, construcción o prestación de un servicio, aun cuando los sellos permanezcan incólumes. Al titular o propietario de una casa habitación en construcción que por sí o por interpósita persona, quebrante los sellos de clausura, se aplicará pena de seis meses a dos años de prisión y de cincuenta a ciento cincuenta días multa.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Administración y Procuración de Justicia.

 

 

*****