LLAMAN A REGULAR A EMPRESAS DE REVENTA DE BOLETOS POR INTERNET EN LA CDMX

  • Las empresas dedicadas a la reventa de boletos en internet abusan de los consumidores pues comercializan los boletos en más de 1000% de su costo original, afirma diputado Martín Padilla.
  • Boletos para el concierto de Bad Bunny, en el Estadio Azteca, se comercializan hasta en 512 mil pesos, precisa.

Con la finalidad de regular la reventa de boletos en las distintas plataformas en línea y las comisiones que cobran al público, el diputado del Congreso capitalino, José Martín Padilla Sánchez, presentó una iniciativa para hacer modificaciones a las Leyes para la Celebración de Espectáculos Públicos y a la de Cultura Cívica, ambas de la Ciudad de México.

Durante la sesión ordinaria en el Palacio Legislativo de Donceles, el diputado Martín Padilla señaló que la propuesta propone una serie de adiciones al artículo 33 de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en la Ciudad de México con el fin de prohibir la venta de boletos en plataformas virtuales por encima del precio de venta en taquilla, es decir, los boletos podrán transferirse entre los particulares sin superar el costo original del boleto.

Asimismo, agregó, se pretende establecer que las plataformas encargadas de conectar a 2 particulares para la venta de boletos, no podrán cobrar más allá del 10% del valor del ticket.

El legislador señaló que también se busca dejar establecido en la Ley de Cultura Cívica la prohibición explicita de la utilización de plataformas de reventa para la sanción de dicha falta.

Dijo que el propósito es robustecer el marco regulatorio a fin de salvaguardar los derechos de las personas consumidoras de este tipo de bienes y servicios, por medio de la eliminación de prácticas ilegales, arbitrarias y abusivas, que día con día afectan el patrimonio de quienes compran boletos por medio de plataformas de internet destinadas a la reventa porque no hay disponibilidad en taquilla.

Y es que, señaló, el fenómeno de reventa por plataformas digitales ha tenido un desarrollo exponencial en años recientes, pues hasta hace unos años el 80% de la reventa se realizaba en la calle, pero ahora hasta un 90% de la reventa se realiza por medio de internet. Sin embargo, dichas transacciones quedan fuera del alcance de la ley.

Incluso, la empresa StubHub, dedicada al mercado secundario de boletos, reconoce que alrededor del 40% de las entradas para espectáculos y eventos deportivos terminan comercializándose en reventa, lo que ha derivado en el auge de plataformas de reventa a gran escala entre las que destacan, además de StubHub Bolettos, Viagogo, StubHub y Ticketbis.

El legislador indicó que, pese a que dichos sitios se publicitan como sitios de reventa “legales” y seguros, son reiteradas las quejas de las personas consumidoras hacia estas plataformas pues las empresas no brindan certeza sobre los boletos que se compran en las mismas, pues pueden encontrarse boletos robados o clonados, ni asumen una responsabilidad sobre los altos costos que se ofrecen en dichos sitios, mismos que aumentan los precios desde un 200 y hasta más de 1000 por ciento de su precio original.

Sumado a lo anterior, abundó, las personas consumidoras han denunciado la facilidad con que los boletos ofertados llegan a las plataformas de reventa con altos sobrecostos tan sólo minutos después de haber salido a la venta.

El Diputado Padilla Sánchez destacó que “este fenómeno se reproduce en cada evento de entretenimiento en la Ciudad de México y en especial en aquellos con mayor demanda, como el caso del Corona Capital, el Vive Latino o la Formula 1.”

Para el partido de la NFL en México, a realizarse el próximo lunes 21 de noviembre, el diputado señaló que el costo de los boletos supera los 70 mil pesos en la plataforma StubHub, cuando el precio en taquilla era de 10 mil pesos, es decir, los revendedores, quienes no tienen ninguna regulación para vender en dichas plataformas, obtienen una ganancia de 60 mil pesos por boleto.

 

Para el concierto de Bad Bunny, a realizarse en el mes de diciembre en el Estadio Azteca, en la plataforma StubHub los precios alcanzan la cantidad de 512 mil pesos por boletos con un costo de taquilla de 8 mil, lo que permite a los revendedores una ganancia de 504 mil pesos por un solo boleto.

 

Pese a que la reventa se encuentra prohibida en la Ciudad de México en la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en su artículo 33 y puede acarrear una sanción de 2000 a 4000 UMAS y además, en la Ley de Cultura Cívica de la Ciudad de México se establece un arresto de 20 a 36 horas o de 10 a 18 horas de trabajo en favor de la comunidad, la reglamentación vigente tiene un espacio abierto para la venta de tickets por plataformas virtuales, pues la reventa por medio de éstas no está prohibida de manera explícita, lo cual sí sucede con la reventa en vía pública.

Es decir, el problema se ha agravado con las plataformas, puesto que cualquier persona en la actualidad tiene la posibilidad de comprar boletos y revenderlos sin correr ningún riesgo, advirtió.

Por tal motivo, el legislador consideró inaplazable llevar a cabo modificaciones a la ley con el propósito de eliminar dichas prácticas ilegales, arbitrarias y abusivas, que día con día afectan el patrimonio de quienes compran boletos en plataformas de internet destinadas a la reventa porque no hay disponibilidad en taquilla.

 

La iniciativa propone una serie de adiciones al artículo 33 de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos en la Ciudad de México con el fin de prohibir la venta de boletos en plataformas virtuales por encima del precio de venta en taquilla, es decir, los boletos podrán transferirse entre los particulares sin superar el costo original del boleto, a la par que señala en la Ley de Cultura Cívica la prohibición explicita de la utilización de plataformas de reventa para la sanción de dicha falta.

 

Finalmente, el diputado destacó el alto porcentaje de comisión por las transacciones realizadas en las plataformas de reventa y la poca garantía que tienen los clientes sobre las mismas. Por lo que también pretende regular el costo de comisión de dichas empresas en la Ciudad de México, a un 10% del costo.