PRONUNCIAMIENTO: RATIFICACIÓN DE MAGISTRADAS Y MAGISTRADOS

El Grupo Parlamentario de Morena en el Congreso de la Ciudad de México, en cumplimiento al mandato constitucional de ratificación de magistradas y magistrados, nos pronunciamos por la ratificación de quien cumpla con los requisitos de idoneidad para continuar en el cargo, es decir, quien goce de reputación pública y en el ejercicio de su cargo se haya conducido con apego a los principios constitucionales que rigen la función judicial, entre otros, legalidad, transparencia y rendición de cuentas, así como, quien se haya conducido bajo los principios de excelencia, objetividad, imparcialidad, profesionalismo, honradez e independencia.

 

Es importante observar que hoy en día, para responder a los retos que la sociedad nos demanda, además de lo anterior, se requiere sobre todo, de personas juzgadoras con alturas de miras. Es decir, que no bastan perfiles con grado académico y experiencia judicial, si en sus actuaciones no se conducen con apego irrestricto a los derechos humanos y la perspectiva de género, es decir, que antes de juzgar se constate la existencia del desequilibrio de poder entre las personas y se evalúen partiendo de esas diferencias las medidas o soluciones que en su caso se deberán tomar y una vez realizado el análisis, aplique el marco normativo que más favorece a la persona.

 

Asimismo, respecto a la acusación por el delito de violación de uno de los magistrados a ser ratificados, nos manifestamos porque las autoridades encargadas de procurar e impartir justicia, se conduzcan en sus actuaciones con total apego irrestricto a los tratados internacionales, la aplicación de la perspectiva de género, el enfoque diferencial y con apego al principio de presunción de inocencia, como parte del derecho humano a una defensa adecuada, del cual todas las personas debemos gozar.

 

Además, respecto a los asuntos en los que se involucren niñas, niños y adolescentes, de conformidad con el marco normativo internacional y nacional, se considere de manera primordial el principio de interés superior de la niñez y adolescencia.

 

*****